jueves, 6 de abril de 2017

Solo el acero






Título: Solo el acero
Autor: Richard Morgan
Género: Baja Fantasía/Grimdark
Editorial: Alamut
Nº de páginas: 407





Cuando las guerras acaban, ¿qué pasa con sus héroes?

Ringil, tras luchar en mortíferas batallas como la acaecida en La Quebrada del Patíbulo, ha pasado varios años exiliado en un pueblo perdido por las montañas, sobreviviendo a base de contar historias sobre la guerra mientras su espada, la Criacuervos, ha quedado olvidada encima de la chimenea.

Egar se ganó el sobrenombre de Matadragones durante la contienda, tras la cual ha regresado triunfal como señor de su clan en las estepas. No para su satisfacción, desgraciadamente, pues echa de menos su etapa de mercenario en las ciudades civilizadas del Imperio.

Archet, la mestiza Kiriath, ha sido dejada atrás por su raza y ahora sirve al emperador. Lo único que le queda de su gente es intentar mantener en funcionamiento la  tecnología que dejaron en el Imperio. 

Estos tres antiguos compañeros de guerra separados por la paz verán sus caminos cruzarse de nuevo cuando algo empiece a agitarse en su mundo. La noble familia de Ringil vuelve a contactar con él, pese a haberlo repudiado, porque necesitan que salve a un pariente de los traficantes de esclavos. Egar se ve envuelto en conspiraciones para apartarle de la jefatura del clan en la que parecen intervenir los mismos dioses, y Archet debe investigar un ataque realizada a una guarnición del Imperio con armas que no pueden existir.

En la portada del libro, Joe Abercrombie hace una pequeña descripción del libro: “Descarada, brutal y sin reparos. No es que Morgan retuerza los clichés de la fantasía, es que los parte a hachazos. Y luego les prende fuego.”

Acierta, punto por punto. Si acaso añadiría que antes de prenderles fuego les echa gasolina, porque lo deja todo echo cenizas para después construir un libro de fantasía como no había visto antes.

Ya solo el punto de partida es inusual. No trata sobre el viaje del héroe, como llega a ser lo que es tras un arduo viaje, sino cómo el héroe, tras haber llevado a cabo sus hazañas, se encuentra con que al final del camino no ha recibido la recompensa esperada y encontrando que lo que dejó atrás para, en su periplo, mejorarlo y salvarlo de las amenazas que se cernían sobre ello, es aún peor y más injusto que al principio, llevándoles a cuestionar el por qué hicieron lo que hicieron. Egar regresa a un hogar que, tras lo vivido en el Imperio, le parece primitivo y ajeno, Ringil se tropieza con que se ha legalizado la compra venta de esclavos para solventar deudas acarreadas durante la guerra (añado además que la sociedad en la que vivía per se ya era bastante mala) y Archet se queda varada en un imperio plagado de injusticias sociales y un fanatismo religioso corrupto. 

Aquí es donde comienza todo, años después de la guerra contra los hombres lagarto, en la que tanto lucharon y sufrieron, les ha servido para librarse de esa amenaza sí, pero aparte de eso no ha servido de nada. Atrás quedan ideales de juventud y el romanticismo de las aventuras, lo único que tienen al final es la cruda realidad.

Los personajes son excepcionales. Profundos, completos… reales. Ringil se ha convertido en uno de mis personajes favoritos, con su sarcasmo ácido y con su visión de la realidad que le rodea. Pese a que hay tres personajes principales, este lleva gran peso de la historia y además, algo relacionado con él nos hace esperar que haya otro libro. Egar y Archet tampoco se quedan atrás, cada uno a su manera brilla con luz propia, tan difrentes como son entre sí y, a la vez, tan interesantes. Cuando los conozcais comprenderéis también por qué se salen de la tónica habitual de los libros de fantasía.
coincidiendo en un mismo escenario, y tengo que aplaudir la forma en que lo consigue. Sabes desde el principio que se van a encontrar, pero no te explicas cómo (están cada uno en una punta distinta del mundo) ni cómo van a coincidir los problemas que están teniendo que a priori parecen tan dispares. No digo más porque una de las riquezas de este libro son las sorpresas y los giros de guión y no quiero estropeárselo a nadie.

Un libro original, trepidante y profundo, lleno de misterios y sorpresas. Muy recomendado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario