martes, 7 de mayo de 2013

La Llegada de los Tres









Título: La llegada de los tres.
Autor: Stephen King
Género: Distopía
Editorial: Plaza & Janes
Páginas: 543




Roland debe continuar incansablemente su búsqueda de la Torre. Pero, a partir de ahora, esa búsqueda no será solitaria. Las cartas del hombre de negro vaticinaron que conocería a tres nuevos compañeros en su vida: El Prisionero, La Dama de las Sombras y La Muerte. Ha llegado la hora de reunirse con ellos y quizás ninguno sea como él espera, si es que se atreve a esperar algo de ellos. Tendrá que encontrarles y llevarles a su mundo (o no hacerlo) para seguir con su intento de llegar a la ansiada Torre Oscura, obsesión que le atormenta por la pérdida de reparos morales a la que a veces le obliga.

La escritura continúa siendo alejada del Stephen King tradicional que tanto conocemos de sus historias de terror. Y eso está bien. Es a la vez menos concisa y más profunda. Empieza ya, eso sí, a dejar más de lado las alegorías, símiles y otros recursos, lo que hace que el texto sea menos lírico.

La trama en general versa sobre el hallazgo de sus nuevos acompañantes, lo que sin duda es atractivo dado el carácter forzosamente solitario de nuestro protagonista, el último pistolero.

Se interna ya en la exploración de distintos mundos y tiempos, algo que terminará llevando inevitablemente a una paradoja temporal, con las repercusiones que ello implica.

Los nuevos personajes no se quedan atrás, sino que mejoran a los ya existentes en la saga, al menos en lo que se refiere a complejidad y dinamismo. La interacción de ellos con el protagonista, además, nos revela aspectos de Roland desconocidos o poco explorados hasta la fecha.

Por lo demás, las cosas avanzan “a su ritmo” y, aunque no es un libro aburrido, sí tienes la sensación de que el desarrollo de la trama final (el objetivo es, al fin y al cabo, llegar a la Torre Oscura) es algo lento. Aunque más vale que cada cosa ocurra en su tiempo, así que no toméis esas palabras por una crítica.

Dado que el hombre de negro quedó inutilizado como antagonista en el anterior libro, se expone un nuevo personaje que hará las veces de villano en esta ocasión. No es algo que vayamos a ver desde el principio, pero en realidad sí que está presente antes de lo que esperábamos. Con él se descubre un pequeño entramado interesante que relaciona varios personajes. Esto siempre resulta interesante.

La interacción con los otros mundos será el punto fuerte de esta novela, donde sucederán más cosas más interesantes. Esta vez, andaremos más bien poco por el mundo desconocido de Roland y nos adentraremos más a menudo en uno que nos resultará muy familiar.

Respecto a la verdadera esencia de la novela, probablemente de la saga, que ya comenté anteriormente (no ya si se alcanzara el objetivo –la Torre Oscura- sino si la consecución del mismo habrá merecido siquiera la pena) continúa en su línea, con un profundo aspecto filosófico que sólo se toca en el libro de una forma superficial, pero que te ayuda a ahondar en ello.

En resumen: Mejor este segundo libro que el primero, en líneas generales. Recomendable.




lunes, 4 de febrero de 2013

Bautismo de Fuego









Título: Bautismo de Fuego (Saga de Geralt de Rivia)
Autor: Andrezj Sapkowski
Género: Baja Fantasía
Editorial: Alamut
Páginas: 256







Sinopsis:

La guerra continúa imparable. Geralt necesita encontrar a Ciri, que continúa acechada por la muerte entre unas compañías que no están haciendo bien a su carácter. La cruzada del brujo le llevará al mismo frente de batalla, donde contemplará  en primera persona los estragos de la guerra. A pesar de su reticencia, nuevos compañeros se unen a él para acompañarle en la misión de salvar a Ciri, mientras las hechiceras trazan un plan para salvar a la magia por encima de todo.


De nuevo este libro es un deleite para los paladares más sofisticados. Con una narrativa más detallada (y no por ello menos fluida) Sapkowski supera, una vez más, las ya muy altas expectativas.

En esta ocasión el avance de la trama es más lento de lo habitual, pero eso no convierte Bautismo de Fuego en un texto menos interesante. Al contrario. El autor nos permite un tiempo para conocer a los personajes, especialmente a Geralt, un poco más a fondo.

Introduce varias cosas en esta novela. Por una parte, la ampliación del grupo y la consecuente reñida relación interpersonal de Geralt con los miembros, que suele ser tensa y no por pocas razones. Particularmente, lo de Cahir me ha encantado, llevaba ya tiempo esperando a que se le diera algo de atención a ese personaje.

Geralt ya no avanza sólo con Jaskier, sino que se ve obligado a relacionarse con otros, lo cual en el caso del brujo siempre es un problema para él y una delicia para el lector. Los nuevos personajes (o no tan nuevos) son tan completos e interesantes como cabe esperar del autor. Como he dicho otras veces, tienen profundidad en sí mismos, sin necesidad de interactuar con muchos otros. Pero es que en este caso además interactúan.

También se nos presentan las más crudas caras de la guerra, desde las masacres a la indiferencia aprendida con repuntes anárquicos de violencia reprimida.

Por otro lado, desde la catástrofe del enfrentamiento entre hechiceros, surge una nueva trama de complot al margen de la propia política. Más intriga y más clara, porque en política Sapkowski es difícil de seguir, aunque a estas alturas es cierto que reconoces la mayoría de los nombres de países y personajes importantes del mundo, junto a algunos de los datos que los acompañan. Aún así, este cambio de táctica del autor me parece acertado, mucho más sencillo pero igual de interesante.

Bueno, como el anterior rozaba el diez sobre diez, se lo daría a este, que es mejor, pero capaz es Andrej Sapkowski de sorprenderme aún más en los siguientes tomos, por lo que sólo puedo decir que, aún sin haber terminado la saga, os recomiendo comprárosla, dado que sólo por estos libros ya merece la pena, y de sobra.

Recomendadísimo.


lunes, 14 de enero de 2013

El Pistolero (La Torre Oscura)







Título: El Pistolero (La Torre Oscura I)
Autor Stephen King
Género: Distopía
Editorial: Plaza & Janes
Páginas: 304




Sinopsis:

El Pistolero persigue por el largo desierto al hombre de negro. El hombre de negro, a su vez, deja tras de sí una ristra de trampas y bromas crueles. Aunque el Pistolero es un hombre frío que sabe que está perdiendo su honor a pasos agigantados, juró que llegaría hasta la Torre Oscura y hará cualquier cosa para cumplir este juramento, incluido pasar por encima de sus ya mermados preceptos morales. Un tortuoso camino que espera que le lleve hasta un destino tan marcado como incierto.

Al principio de esta novela, por su edición, venía una introducción del autor (Stephen King, al que todos conoceréis por sus obras de terror, aunque a mí suele engancharme con otras) que habla sobre los veinte años, esa edad tan especial. En esta pequeña introducción casi se disculpa por el modo de narrar en el libro pues, dice, por aquel entonces era joven e iba a cursillos donde le decían que la forma de escribir era más importante que el contenido.

Como he tenido la suerte de leer varios libros de este autor (o la desgracia, porque no es uno de mis favoritos) puedo afirmar que esto que comenta el autor se nota. Se nota, cabe añadir, positivamente. Aunque se perciben las claras notas de un autor todavía sin terminar de formarse, quizás por tratarse de un género que no es el que suele tratar, la redacción del libro es en general más compleja y cuidada que en otros libros posteriores. En ocasiones se extralimita, es cierto, pero el acabado final apunta maneras de un autor ya consagrado.

Dicho esto, pasemos a la trama. Yo diría que este es uno de esos libros en los que la trama en sí no es lo importante. La trama se sucede a través del personaje protagonista, del que vemos su evolución, sus buenas y malas decisiones –que alabamos y condenamos- y su deslizamiento por una espiral de decadencia moral autoimpuesta.

El Pistolero es un buen personaje, pero le falta carisma. El hombre de negro resulta más interesante que él, desde luego, pero poco descubrimos de este su antagonista. Jake, que es el otro personaje que llegaremos a conocer un poco (el Pistolero es solitario y está en un viaje continuo) sigue más o menos la línea del pistolero. Llegamos a quererles y a sufrir por ellos, pero no nos calan tan hondo como debieran.

La ambientación es de un mundo futuro que, como dicen por allí, “se ha movido”. En este mundo ya no hay lugar para los ingenios mecánicos, la tierra se está secando y los toques de magia y brujería, aunque escasos, son poderosos. El mayor misterio en todo esto es la famosa Torre Oscura que da nombre a la trilogía y que parece ser el castillo de un dios regente de ese universo, si es que tal cosa existe. Digo esto porque al final del libro el autor decide sumir al personaje protagonista (y a nosotros de paso) en una confusa reflexión sobre el universo, el espacio y el tiempo, y la infinidad de infinitos (ahí queda eso).

¿Recomendable? No del todo, diría yo, porque le faltaba experiencia en este campo al autor y se nota, el libro no termina de cuajar como debería. No obstante, voy a reservarme la potestad de recomendároslo o no en base a su siguiente parte. Hasta entonces, leedlo si cae en vuestras manos, pero sino aún no os aconsejo correr a comprarlo. Personalmente, no me ha disgustado porque tiene una gran carga moral. Al terminar ya esta primera parte, no te estás preguntando qué es lo que hay en la torre, o si conseguirá lo que desea, sino si, aún consiguiéndolo, merecerá la pena.


P.D: La portada de la sobrecubierta me ha gustado tanto que incluso estoy pensando en dejársela, y eso que no lo hago nunca.