lunes, 4 de febrero de 2013

Bautismo de Fuego









Título: Bautismo de Fuego (Saga de Geralt de Rivia)
Autor: Andrezj Sapkowski
Género: Baja Fantasía
Editorial: Alamut
Páginas: 256







Sinopsis:

La guerra continúa imparable. Geralt necesita encontrar a Ciri, que continúa acechada por la muerte entre unas compañías que no están haciendo bien a su carácter. La cruzada del brujo le llevará al mismo frente de batalla, donde contemplará  en primera persona los estragos de la guerra. A pesar de su reticencia, nuevos compañeros se unen a él para acompañarle en la misión de salvar a Ciri, mientras las hechiceras trazan un plan para salvar a la magia por encima de todo.


De nuevo este libro es un deleite para los paladares más sofisticados. Con una narrativa más detallada (y no por ello menos fluida) Sapkowski supera, una vez más, las ya muy altas expectativas.

En esta ocasión el avance de la trama es más lento de lo habitual, pero eso no convierte Bautismo de Fuego en un texto menos interesante. Al contrario. El autor nos permite un tiempo para conocer a los personajes, especialmente a Geralt, un poco más a fondo.

Introduce varias cosas en esta novela. Por una parte, la ampliación del grupo y la consecuente reñida relación interpersonal de Geralt con los miembros, que suele ser tensa y no por pocas razones. Particularmente, lo de Cahir me ha encantado, llevaba ya tiempo esperando a que se le diera algo de atención a ese personaje.

Geralt ya no avanza sólo con Jaskier, sino que se ve obligado a relacionarse con otros, lo cual en el caso del brujo siempre es un problema para él y una delicia para el lector. Los nuevos personajes (o no tan nuevos) son tan completos e interesantes como cabe esperar del autor. Como he dicho otras veces, tienen profundidad en sí mismos, sin necesidad de interactuar con muchos otros. Pero es que en este caso además interactúan.

También se nos presentan las más crudas caras de la guerra, desde las masacres a la indiferencia aprendida con repuntes anárquicos de violencia reprimida.

Por otro lado, desde la catástrofe del enfrentamiento entre hechiceros, surge una nueva trama de complot al margen de la propia política. Más intriga y más clara, porque en política Sapkowski es difícil de seguir, aunque a estas alturas es cierto que reconoces la mayoría de los nombres de países y personajes importantes del mundo, junto a algunos de los datos que los acompañan. Aún así, este cambio de táctica del autor me parece acertado, mucho más sencillo pero igual de interesante.

Bueno, como el anterior rozaba el diez sobre diez, se lo daría a este, que es mejor, pero capaz es Andrej Sapkowski de sorprenderme aún más en los siguientes tomos, por lo que sólo puedo decir que, aún sin haber terminado la saga, os recomiendo comprárosla, dado que sólo por estos libros ya merece la pena, y de sobra.

Recomendadísimo.