jueves, 6 de abril de 2017

Guardianes de la Noche






Título: Guardianes de la Noche
Autor: Serguéi Lukyanenko
Género: Fantasía Urbana
Editorial: DeBolsillo
Nº de Páginas: 501



Cuando un humano descubre y se interna en el Crepúsculo, se convierte en un Otro. Y una vez convertido en Otro, deberá elegir entre la Luz y las Tinieblas. No hay vuelta atrás, ni tampoco puntos intermedios.

La Luz y las Tinieblas están en conflicto desde que los primeros Otros entraron en el Crepúsculo y tomaron su decisión. Se ha estado librando una guerra entre estas poderosas fuerzas durante milenios, pero la cantidad de muertes generadas de este conflicto obligó a ambos contendientes a firmar el Pacto, por el cual se mantendría un equilibrio de fuerzas, aunque en realidad parece más bien una suerte de tregua que durará hasta que uno de los dos tenga suficiente fuerza para dar un golpe definitivo al contrario.

Para asegurarse de que el Pacto era cumplido, se instauraron las guardias: la Guardia Nocturna, formada por Luminosos para vigilar a los Tenebrosos y la Guardia Diurna, formada por Tenebrosos para vigilar a los Luminosos.

Antón Godoreski es un Otro, un mago de la luz que forma parte de la Guardia Nocturna de la noche Moskovita. Antón se verá envuelto en las tramas urdidas por los grandes magos de las guardias en sus intentos por adelantarse y entorpecer al contrario, un baile mortal donde se pondrá en juego la vida y la moral de sus protagonistas. Ni la Luz es tan brillante ni la Oscuridad tan oscura.

Guardianes de la noche es, sin duda, una obra trepidante donde debes enfrentarte a diversos dilemas éticos según transcurren las páginas. ¿Está justificado todo en nombre del Bien? ¿Qué verdad se está defendiendo? ¿Por qué la Oscuridad es la que ataca esgrimiendo la verdad y la Luz debe esconderse en la mentira? ¿Dónde está el límite en cuanto a utilizar tu poder? ¿Hasta qué punto debe uno sacrificarse o sacrificar a otros por el bien común?

Es un libro que no te deja indiferente. Narrado espléndidamente, plantea estos dilemas morales y otros más mientras ves como Antón, tratando de resolverlos por él mismo, debe hacer su trabajo enfrentándose a criaturas oscuras de diversa índole (tales como vampiros y magos de las tinieblas), evitando catástrofes que le costarían la vida a una gran cantidad de humanos inocentes, los cuales ignoran todo lo relacionado con los Otros y el Crepúsculo.

Hay que añadir a esto que los Otros no pueden actuar con total libertad. Debido al pacto, deben aguantarse en gran medida, ya que los luminosos desean hacer el bien con todas sus fuerzas y los tenebrosos, el mal. Es decir, un mago de la luz con aptitudes curativas no puede dedicarse a curar, ya que rompería el Pacto y entonces los tenebrosos podrían llevar a cabo acciones equivalentes de signo opuesto (en vez de curar, propagar una enfermedad, por ejemplo). Durante todo el libro puedes palpar la tensión que esto provoca, dando la impresión de que va a estallar de un momento a otro, y con la que tienen que maniobrar las Guardias para evitar una nueva guerra entre la Luz y las Tinieblas.

Este libro es el primero de una trilogía, Guardianes de la Noche, Guardianes del Día y Guardianes del Crepúsculo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario