jueves, 6 de abril de 2017

Islas en el cielo






Título: Islas en el cielo
Autor: Pedro Pablo García May
Género: Ciencia ficción/ Distopía
Editorial: Alberto Santos
Nº de páginas: 485





¿Qué tienen en común un científico del Occidente, un asesino de la Orden de los Peregrinos, un detective de poca monta, una telépata perteneciente a una sociedad secreta y un general del Neoimperio chino?

En el futuro, tras una horrible guerra que se extendió por todo el mundo conocido, la humanidad vive sometida en los imperios más poderosos de ese momento: El Occidente y el Neoimperiochino. Los que no, viven inmersos en el Caos, zonas poco remendables para vivir tras la guerra nuclear.

Mientras la mayor parte de la humanidad vive en la ignorancia de lo que realmente es su sociedad, viviendo el día a día, distrayéndose en los entretenimientos que les ofrecen sus dirigentes y sin pararse realmente a pensar cómo están viviendo realmente y qué supone de verdad para ellos, la teoría de la tierra hueca sobrevuela como un fantasma que termina atrapando a los diversos personajes que aparecen en esta novela y los aboca a un viaje de descubrimiento donde se darán cuenta que el mayor peligro no es ese con el que conviven día a día y el que la mayoría de seres humanos desconoce, sino uno mucho más antiguo y que se esconde bajo tierra.

Islas en el cielo es una novela que plantea la teoría de la tierra hueca como cierta, y, tan bien explicada, que incluso yo misma ando cuestionándomelo. A lo largo del libro explica de forma muy sencilla y clara las teorías científicas que apoyan la existencia de una tierra hueca, de manera que cualquiera pueda entenderlo, seamos de la rama de ciencias o no. No solo eso, la plantea en un hipotético mundo futuro en el que, como no, la raza humana se ha condenado a ser poco más que borregos siguiendo a una élite de palabras grandilocuentes y dudosa moralidad, todo por la comodidad y un fuerte componente religioso gracias a un hombre que apareció en mitad de la guerra antes mencionada, el mesías Benjamín. Se me ponen los pelos de punta al pensar en este futuro como uno de los posibles para la raza humana, vaya.

Con todo, lo que más me ha gustado de la novela, aparte de lo que se encuentran en el interior de la tierra, ha sido la forma magistral con la que el autor ha hilado todas las tramas. ¿Cómo esperar que personajes tan dispares y con objetivos tan diferentes acabaran confluyendo en una misma misión? Impresionante.

Personajes muy dispares, con ideologías muy distintas, cada uno con una forma de ver la vida y objetivos futuros muy diferentes. La narración cuidada y fácil de seguir. Una aventura trepidante que no puedes dejar de leer. Al final te mueres de ganas por saber cuál es el misterio de la tierra hueca, saber qué o quién puede habitarla, y también las consecuencias que puede traer este hallazgo que, entre el Occidente y el Neoimperiochino, sumando a cierto peregrino que da muy mala espina, no pueden ser muy buenas.

Me ha gustado mucho, tanto por la aventura que plantea como por sus escenarios. Además, he aprendido cosas interesantes de forma muy amena. ¿Sabíais que Newton consideró esta teoría de la tierra hueca? Lo mejor de todo, el final. Muy inesperado, ¡no os lo perdáis!


No hay comentarios:

Publicar un comentario