jueves, 6 de abril de 2017

La Marca del Guerrero






Título: La marca del guerrero
Autora: T.F. Famux
Género: Fantasía épica
Editorial: AlbertoSantos
Páginas: 486






En una sociedad donde lo más importante es seguir el camino dictado por tu cuna o por los dioses, tres personas harán tambalear las bases del reino al desafiar su propio destino. Una princesa que no quiere serlo, un niño brillante despreciado por su padre al no adaptarse a los estándares de lo que él considera un buen noble y un campesino marcado para ser guerrero en lo que parece una mala jugada de los dioses contra su persona, tendrán que enfrentarse a una red de mentiras, traiciones y conspiraciones en la que se sostiene el mismo reino, en el cual los nobles son ricos y mandan mientras el pueblo llano sobrevive como buenamente puede, viendo día a día partir a nuevos jóvenes reclutas hacia las fronteras con la certeza de que no regresarán. ¿Qué vale más al final? ¿Los valores o el poder? ¿Justifica un fin el medio?

Muchos de vosotros os estaréis preguntando por qué hago de nuevo esta reseña, si ya está hecha. Eso es cierto a medias. La anterior fue hecha antes de la publicación del libro, mucho antes de que tuviera editorial, y no me explayé tanto como hubiera querido por si acaso la obra hubiera tenido que pasar por algún cambio significativo antes de ser publicada. No ha sido el caso, pero aún así la primera vez no dije tanto como quise decir, así que voy a aprovechar esta ocasión para hacerlo.

Al principio la premisa parece típica: un chaval en apariencia normal, incluso algo torpe, es elegido por los dioses para ser guerrero al aparecer en su piel la marca del guerrero, pero ahí acaba cualquier cosa que pudiera recordar a un relato de fantasía habitual. El pobre Armiat es torpe como él solo y lo que le hace avanzar no es un designio divino ni ser el “elegido” de la historia, sino que básicamente lo empujan hacia delante y él va tomando las decisiones que le van pareciendo oportunas, sean estas acertadas o no. Tenemos también a Aremís, princesa heredera y la segunda en la sucesión de la corona. No le gusta serlo ni el destino que le aguarda al respecto, pues ser solo la encargada de dar hijos al noble con la que le casen no le parece nada estimulante. Es muy activa y nada sumisa, lo que no cuadra con lo que se espera de una mujer en este contexto medieval. Aparte, parece no entender ciertas distinciones de clase social. Por último, el que para mí es el más especial de todos, es el más pequeño, Maltés, un niño brillante pero completamente anulado por su padre. Se ha refugiado en su mundo interior y cuya mayor implicación con el exterior es con sus plantas, pero que por circunstancias se verá obligado a espabilar y a usar su intelecto para sobrevivir, y cuando digo “se verá obligado a sobrevivir” es que lo tiran sin miramientos al mundo exterior y de manera bastante cruel.

Los personajes están perfectamente planteados, es fácil enredarse en sus historias y empatizar con ellos, hasta tal punto que hasta personajes secundarios se hacen un hueco en el corazón del lector. Diría que los que lo hacen con mayor frecuencia son Salvino y Someti, sobre todo el último pues tiene un papel muy ambivalente. También están los que despiertan una enconada animadversión por sus actos o por su forma de pensar. Es muy difícil no implicarte con esta historia.

La narrativa también acompaña. Directa y fluida, te lleva a través de los sucesos de la historia sin que puedas aburrirte. No es de muchas descripciones, pero sí las suficientes. Los personajes están bien retratados, la interrelación entre ellos y la sociedad del reino. En la trama todo está muy bien hilado y no puedes esperar al final para ver cómo se resuelve.

Tiene también su poquito de fantasía pero no demasiada. Principalmente podríamos hablar de su religión y de ciertas criaturas que pueblan el lugar, pero más allá de eso está centrada principalmente en los personajes y en las luchas de poder, en las cuales no hay magia de por medio. Y bien pensado menos mal, porque si pasa lo que pasa sin magia, la qué podría montarse con magos o cosas así de por medio. Como no, los más perjudicados hubieran sido los pobres campesinos, que ya tienen bastante con lo que tienen.

Últimamente nos estamos acostumbrado mucho a tramas políticas muy enrevesadas, con muchos personajes y muchos lugares. Este libro, aunque ofrece politiqueo para el que le guste, lo cierto es que lo hace de manera más sencilla. No se trata de que cada vez que leas un nuevo libro de ficción debas aprenderte vida y milagros de un montón de familias. Está bien de vez en cuando, pero estos libros también se agradecen. Tienen de la chicha que más le gusta a uno pero sin que tengas la impresión, al dejar de leerlo, de que estás preparado para un examen de historia. La región que abarca tampoco es demasiado extensa, lo cual aparte tiene una explicación histórica dentro de la propia historia, pero está bien no tener que liarte con demasiados mapas.

En definitiva, creo que tiene lo mejor de este género sin arrastrar detalles y complicaciones que podrían hacer más pesada la experiencia y que espantan a ciertas personas. Personalmente es una novela que he disfrutado mucho y que me alegra un montón poder añadir a mi biblioteca, cruzando los dedos para que haya una segunda parte. Realmente el libro no requiere de una segunda parte, peeero podría haberla y me gustaría mucho que la hubiera. La recomiendo vívidamente y recomiendo también hacer una lectura entre líneas, pues en este libro hay mucho más de lo que se ve a simple vista.

Gálora ojos de fuego






Título: Gálora ojos de fuego
Autora: Lourdes T.Castillo
Género: Alta fantasía/Romántica
Editorial: Alberto Santos
Páginas: 571





Gálora, heredera de Antel, es a su vez la única maga de Cirax y la elegida para gobernar. Una maldición pesa sobre ella, lo que provoca que acabe lejos de su hogar, en otro mundo, donde es temida y repudiada por muchos. Deberá buscar la forma de regresar mientras se ve inmersa en una guerra que dura generaciones en ese nuevo mundo que, quizá, no sea tan ajena a ella como piensa. 

Hablando de libros que suscitan opiniones contradictorias. Confieso que antes de valorar ciertos puntos de la historia me gustaría leer la continuación del libro, que tal y como ha acabado este tiene que haber. El motivo es que, dependiendo de cómo acabe o cómo se desarrolle, cambiará el sentido de ciertas cosas que suceden en el transcurso del libro, y que no me han terminado de gustar mucho.

Así que para empezar, quisiera hablar de lo positivo del libro y que ha conseguido picarme la suficiente curiosidad para acabar el libro y querer saber qué pasará con el siguiente.

Algo que sí me ha gustado mucho son los mundos que ha creado, es decir, Cirax, el mundo originario de Gálora, y el Continente, que es el mundo donde va a parar a posteriori.  Cirax es un mundo de gigantescos árboles que crecen desde el mar de Krestea, dónde están sus raíces. En las copas viven los falaxianos, criaturas de forma humana con piel verde que nacen de los troncos. En el mar viven los Kresteanos, que tienen la piel azul y nacen de las raíces. Ambas razas no congenian bien y viven separadas, al menos por el momento.

El Continente es un mundo humano medieval donde existen magos y hechiceros, y también las Güevas, que son sacerdotisas del desierto. Aparte también esconde otro tipo de criaturas y misterios que he disfrutado descubriendo.

Por otra parte también me gustó la trama en la que al parecer, ambos mundos están conectados de alguna manera, y también la trama de Esmeralda, una maga que vivió hace algún tiempo y parece que tiene mucho que ver con lo que está sucediendo en el presente. Lo considero lo más interesante del libro: cómo parece haber alguna conexión entre el pasado, el presente y entre los dos mundos, cosa que no queda muy clara en el libro y hace pensar sobre una continuación. 

El libro, a mi parecer, también refleja, quiere enseñar o quiere dejar de manifiesto ciertas cosas. Algunas mejor llevadas que otras. Empezamos por la idea de que la superstición, el miedo y la ignorancia pueden llevar a hacer mucho daño a personas que no se lo merecen, aparte de perder la oportunidad de tener a tu lado a gente que puede merecer mucho la pena. Esto viene representado por los personajes de Gálora y Barlán, ambos malditos. Sin embargo, debo reconocer que me sorprendió mucho que al llegar al Continente, cualquiera que veía las enredaderas de Gálora las identificaba enseguida como el símbolo de su maldición. Es cierto, sí, pero, ¿cómo sabían que no es normal que un falaxiano o falaxiana tenga enredaderas en la cabeza? Quiero decir, aparece una chica verde que sangra savia, ¿y lo que les asusta son las enredaderas? Conocen a otro falaxiano llamado Enkire, pero es el único que conocen. ¿Cómo estar entonces seguros de que las falaxianas no tengan enredaderas, o flores, o ramas en la cabeza? Eso me sorprendió bastante. Que lo sepa un personaje como Maira, vale, es una hechicera, ¿pero todos?

Además, esta historia, es, sobre todo, una historia sobre el hecho de que las apariencias engañan. Que lo que se supone que todos saben o la historia que se da por válida podría no ser la verdadera, que hay demasiadas cosas que no se han dicho o que se han interpretado según el bando o, incluso, según ha querido quién. Se despide en muchas ocasiones un odio y una ignorancia que rayan en la estupidez más absoluta.

Esta es una historia de fantasía sobre los prejuicios, pero es también una historia que habla de amor, y quizá por aquí es por donde tengo ciertos problemas con el libro. Plantea una serie de personajes femeninos fuertes, poderosos e independientes que, sin embargo acaban en apuros cada dos por tres y necesitando ser rescatadas por alguien, demasiadas veces en mi opinión teniendo en cuenta sus habilidades. Ojo, no está mal necesitar ayuda de vez en cuando, pero me dio la impresión de que pasaba más de la cuenta. Por suerte hacia el final esto se enmienda un poco, son a los personajes femeninos a los que les toca luchar y proteger. Luego está el hecho de que la mayoría de personajes masculinos están obsesionados con proteger a x fémina, las cuales normalmente les superan o igualan en capacidad y poder. Digamos que hay como cierta conmiseración hacia ellas que no me hace mucha gracia. Por no mencionar que hay alguna a la que se juzga duramente por su forma de vestir o por la forma en que lleva su vida sentimental y no precisamente en el contexto medieval.

Es decir, se supone tenemos personajes femeninos fuertes que nos tropiezan bastante a la vez que tenemos un entorno que parece hostil hacia esa fuerza, como que la acepta pero con muchos peros, y se supone que ellas deben superar todo eso y demostrar que no es un impedimento ni que pueden reducirlas. He aquí la contradicción, lo que me chirría un poco y por lo que necesito leer el siguiente para llegar a una opinión bien definida, porque aunque creo que entiendo a dónde quiere llegar la autora, no estoy tan segura de la ejecución en este aspecto. Además, de que es difícil escribir una historia de amor romántica sin caer en los estereotipos del amor romántico.

En definitiva, si te gusta mezclar fantasía y romance este es tu libro. Si te gusta la fantasía pero no tan centrada en la parte romántica, ya dependerá de tus gustos como lector el que pueda ser más o menos de tu agrado. Personalmente, la parte romántica no me ha acabado de gustar, pero la trama y la parte fantástica me han enganchado lo suficiente para querer saber cómo acaba esta historia.


Elsewhere






Título: Elsewhere
Autor: William Peter Blatty
Género: Terror
Editorial: AlbertoSantos
Páginas:170




Una agente inmobiliaria que desea fervientemente vender una mansión que nadie ha sido capaz de vender hasta la fecha reúne a un parapsicólogo, a un escritor famoso y a una vidente para poder declararla libre de fantasmas. Para Joan Freeboard es fácil asumir que no pasa nada extraño en Elsewhere ya que creer en fantasmas es cosa de crédulos, pero... ¿y si los hay?

Debo admitir que este libro me ha sorprendido mucho. Es cortito, pero en ese poco espacio es capaz de reflejar muy bien las personalidades y los miedos de los personajes, mientras nos envuelve en un ambiente opresivo donde algo no encaja bien. Tienes la sensación de que algo no está en su sitio, algo pequeño, que poco a poco va escalando hasta convertirse en miedo ante algo que sabes que no debería estar pasando y que no comprendes por qué está pasando.

El principio podríamos decir que es hasta típico. Un grupo de personas va a una mansión antigua a pasar la noche, mansión a la que los lugareños no quieren acercarse porque dicen está encantada. La mansión tiene su historia truculenta detrás, que es el porqué la gente no se acerca, pero hasta, ahí, acaba lo típico. No cuento más porque a poco más que diga lo destripo por completo. Está muy condensado y lo más interesante es cómo nos presenta la trama, el misterio, el terror. Sabe cómo utilizar sus recursos para envolvernos, despistarnos y asustarnos a través de las páginas para conducirnos a un final inesperado, a la vez que conocemos y empatizamos con sus desafortunados protagonistas.

Temo que esta reseña se va a quedar especialmente corta, pero poco más que diga podría fastidiarle la experiencia lectora a alguien. Por ello solo decir que esta es una muy recomendable novela del autor de El exorcista, corta pero intensa.


El camino de las sombras (El Ángel de la Noche)







Título del libro: El camino de las sombras
Autor: Brent Weeks
Género: Baja Fantasía
Editorial: DeBolsillo
Nº de Páginas: 589




Azoth es un niño de las Madrigueras, una rata de Hermandad que sobrevive como buenamente puede en la zona más pobre de Cenaria. Una vida pobre y mísera, a la sombra de un matón y rodeado de rufianes de toda calaña y condición. Pasa miedo y hambre constantemente, no desearía otra cosa más que dejar esa vida y no volver a tener miedo nunca. Encontrará esa oportunidad cuando en su camino se cruce el legendario ejecutor Durzo Blint, pero deberá tomar una muy importante decisión. Si quiere convertirse en ejecutor, deberá dejarlo absolutamente todo atrás. Para un ejecutor cosas como el amor o la amistad no son más que nudos corredizos alrededor del cuello.

Estoy más que impresionada con este libro. Al principio pensé que sería una historia más típica, pero alabado sea mi error.

Nos adentramos en Cenaria, país muy descompensado en cuanto a clases sociales. A un lado están las Madrigueras, zona pobre donde la gente mal vive, y donde los niños, ya sea por abandono o por ser hijos de esclavos, se reúnen en hermandades para sobrevivir como puedan a la crueldad de la vida. La esclavitud ya no existe en Cenaria, pero todavía quedan sus cenizas. En el otro lado, en la zona rica, los nobles viven en la opulencia, aunque no tranquilos. Y aunque tienen rey (que siendo cómo es casi mejor que no lo tuviesen) el verdadero poder está ostentado por el Sa´kage, una organización que vive en las sombras y que es la que verdaderamente controla Cenaria. Se lucra de los más bajos negocios, controlan por la fuerza o el soborno y conocen todo lo que sucede en Cenaria. Todo entretejido en una red de conspiraciones que convierte a este país en algo poco apetecible para conquistar, lo que hace que a otros países no les merezca la pena intentarlo. En este paisaje nos encontramos a los ejecutores, asesinos con Talento (entiéndase la magia de este mundo), que se convierten en armas a tener en cuenta para todo el que pueda contrartarles o morir en sus manos. De los ejecutores de Cenaria, el más temido de todos ellos es Durzo Blint. Si el asesinato es un arte él es el más virtuoso y su reputación es legendaria. Tanto que el propio Sa´kage le teme y le respeta.

Lo más destacable de esta historia y lo que más me ha gustado es, sin duda, sus claroscuros. Vemos los lugares más oscuros del alma humana y como pese a todo quedan retazos de luz. Personajes egoístas, crueles, personajes que luchan por redimirse, personajes honrados que no saben de la dureza de la vida hasta que es tarde. Personajes que sin ser malvados, tienen sus rincones oscuros. Hay una frase dicha por un personaje, no diré cuál, que resume muy bien el espíritu del libro: “Morir bien es fácil, solo requiere un momento de coraje. Es vivir bien lo que no he sabido hacer. ¿Qué es la muerte comparada con eso?”

Asistimos al crecimiento de Azoth, cómo sus decisiones le llevan a transformarse en Kylar Stern, cómo debe enfrentarse a las consecuencias derivadas de ello. Conocemos a Durzo Blint el cuál tampoco escapa a una vida de muerte, sacrificando todo en el camino, vedándose cosas tales como el amor. También están los sacrificios y los remordimientos de Mamá K, está Logan, el arquetipo de noble perfecto que debe enfrentarse a crueldades que su noble corazón no está preparado a enfrentar. Y otros tantos personajes que evolucionan y sorprenden, los cuales nunca terminas de conocer del todo pues son ricos, profundos y complejos.

En tanto a la trama, está llevada con un ritmo espectacular. No pierdes el hilo a pesar de los cambios de escenario y personajes, una red que confluye en un espectacular clímax que te deja con ganas de más, ya que, a pesar de todo, al final hay una maldad que va más allá, algo que pese a lo aprendido puede romper los esquemas y hacer necesario que el Ángel de la Noche aceche en las sombras una vez más.

Para acabar decir que me ha emocionado. No se trata únicamente de una historia trepidante llena de acción y confabulaciones, es sobre todo una historia que habla sobre los humanos. Sobre cómo les afecta su entorno, cómo se defienden, cómo sienten y padecen y cómo, a pesar de todo, luchan por prevalecer y buscan mantener vivo en su interior aunque sea un pequeño rescoldo de lo que les hace ser seres humanos.


Solo el acero






Título: Solo el acero
Autor: Richard Morgan
Género: Baja Fantasía/Grimdark
Editorial: Alamut
Nº de páginas: 407





Cuando las guerras acaban, ¿qué pasa con sus héroes?

Ringil, tras luchar en mortíferas batallas como la acaecida en La Quebrada del Patíbulo, ha pasado varios años exiliado en un pueblo perdido por las montañas, sobreviviendo a base de contar historias sobre la guerra mientras su espada, la Criacuervos, ha quedado olvidada encima de la chimenea.

Egar se ganó el sobrenombre de Matadragones durante la contienda, tras la cual ha regresado triunfal como señor de su clan en las estepas. No para su satisfacción, desgraciadamente, pues echa de menos su etapa de mercenario en las ciudades civilizadas del Imperio.

Archet, la mestiza Kiriath, ha sido dejada atrás por su raza y ahora sirve al emperador. Lo único que le queda de su gente es intentar mantener en funcionamiento la  tecnología que dejaron en el Imperio. 

Estos tres antiguos compañeros de guerra separados por la paz verán sus caminos cruzarse de nuevo cuando algo empiece a agitarse en su mundo. La noble familia de Ringil vuelve a contactar con él, pese a haberlo repudiado, porque necesitan que salve a un pariente de los traficantes de esclavos. Egar se ve envuelto en conspiraciones para apartarle de la jefatura del clan en la que parecen intervenir los mismos dioses, y Archet debe investigar un ataque realizada a una guarnición del Imperio con armas que no pueden existir.

En la portada del libro, Joe Abercrombie hace una pequeña descripción del libro: “Descarada, brutal y sin reparos. No es que Morgan retuerza los clichés de la fantasía, es que los parte a hachazos. Y luego les prende fuego.”

Acierta, punto por punto. Si acaso añadiría que antes de prenderles fuego les echa gasolina, porque lo deja todo echo cenizas para después construir un libro de fantasía como no había visto antes.

Ya solo el punto de partida es inusual. No trata sobre el viaje del héroe, como llega a ser lo que es tras un arduo viaje, sino cómo el héroe, tras haber llevado a cabo sus hazañas, se encuentra con que al final del camino no ha recibido la recompensa esperada y encontrando que lo que dejó atrás para, en su periplo, mejorarlo y salvarlo de las amenazas que se cernían sobre ello, es aún peor y más injusto que al principio, llevándoles a cuestionar el por qué hicieron lo que hicieron. Egar regresa a un hogar que, tras lo vivido en el Imperio, le parece primitivo y ajeno, Ringil se tropieza con que se ha legalizado la compra venta de esclavos para solventar deudas acarreadas durante la guerra (añado además que la sociedad en la que vivía per se ya era bastante mala) y Archet se queda varada en un imperio plagado de injusticias sociales y un fanatismo religioso corrupto. 

Aquí es donde comienza todo, años después de la guerra contra los hombres lagarto, en la que tanto lucharon y sufrieron, les ha servido para librarse de esa amenaza sí, pero aparte de eso no ha servido de nada. Atrás quedan ideales de juventud y el romanticismo de las aventuras, lo único que tienen al final es la cruda realidad.

Los personajes son excepcionales. Profundos, completos… reales. Ringil se ha convertido en uno de mis personajes favoritos, con su sarcasmo ácido y con su visión de la realidad que le rodea. Pese a que hay tres personajes principales, este lleva gran peso de la historia y además, algo relacionado con él nos hace esperar que haya otro libro. Egar y Archet tampoco se quedan atrás, cada uno a su manera brilla con luz propia, tan difrentes como son entre sí y, a la vez, tan interesantes. Cuando los conozcais comprenderéis también por qué se salen de la tónica habitual de los libros de fantasía.
coincidiendo en un mismo escenario, y tengo que aplaudir la forma en que lo consigue. Sabes desde el principio que se van a encontrar, pero no te explicas cómo (están cada uno en una punta distinta del mundo) ni cómo van a coincidir los problemas que están teniendo que a priori parecen tan dispares. No digo más porque una de las riquezas de este libro son las sorpresas y los giros de guión y no quiero estropeárselo a nadie.

Un libro original, trepidante y profundo, lleno de misterios y sorpresas. Muy recomendado.