jueves, 6 de abril de 2017

El Destino de Élias. Un mar diferente






Título: El Destino de Élias. Un mar diferente
Autor: Guadalupe Oteo Iturmendi
Género: Alta Fantasía, Mitología, Fantasía Juvenil
Editorial: Alberto Santos
Nº de páginas: 428
  



Élias es un joven profundo de Ciudad Alba sobre el que pesa un funesto designio: morirá por la misma piedra corazón que le permite la entrada a los Reinos del Mar. Debido a esto Nur Deera, su madre, lo mantiene recluido en la ciudad, sobreprotegiéndolo y aislándolo de todos y todo, sin poder nadar en el océano, sin poder ascender hasta la superficie.  Esto cambiará cuando una amiga muy querida se ponga en peligro y deba marcharse de Ciudad Alba para poder salvarla, en un viaje donde todo cambiará para él, donde conocerá el verdadero significado del amor y la amistad, descubrirá grandes secretos escondidos en el mar Mediterráneo y un destino inesperado reservado sólo para él.  

Estamos ante la segunda parte de Rielar y los reinos del mar, segunda parte que a priori no piensas que vaya a sucederse debido a que, excepto un par de cosillas, todos los cabos están atados. Resulta que no, parece ser que el océano estaba más revuelto de lo que pensamos en el primer libro, y esta vez el protagonista es Élias. Si hacemos memoria, el nombre de Élias aparece mencionado en el libro de Rielar, y parecer ser que no es simplemente algo anecdótico. Ahora, Élias es el protagonista de su propia historia y, al igual que Rielar, tendrá que hacerse su propio hueco en los Reinos del Mar, aunque de una manera diferente: mientras que Rielar desconoce su existencia en un comienzo, habiendo vivido siempre en tierra firme, Élias vive en una de sus ciudades, tan cerca, viendo como gente de su edad disfruta de algo que también debería ser suyo por derecho, y a la vez tan lejos, un quiero y no puedo al no poder salir de Ciudad Alba, pues eso debido al augurio puede suponer su muerte.  A su manera, Élias también tendrá que descubrir el Gran Azul.

Sé que en la primera reseña, la de Rielar, dije que pese a ciertas… “discusiones” que tuve con el libro iba a leerme el siguiente, y también que ha pasado mucho tiempo y varias reseñas antes de leerme el libro y reseñarlo. ¿El motivo? Después de terminar con una mala sensación con el anterior (algo así como… “si está muy bien hecho pero no me ha terminado de gustar”), decidí darle un tiempo para impedir que la opinión que tengo sobre el anterior nublara mi lectura sobre este libro… y mereció la pena.

 El destino de Elías es un libro increíble. La autora ha seguido con su muy buena prosa, su inventiva, su sensibilidad y ha “corregido” todo aquello que en el primer libro me pudo resultar pesado o incluso frustrante. Sigue habiendo descripciones y siguen siendo muy hermosas, pero esta vez no ralentizan la trama tanto. En el anterior te cuentan que hay un gran peligro, pero esa es toda la información que tienes hasta prácticamente el final. Aquí no, poco a poco se va desenvolviendo y tú te vas enterando, hay respuestas y luego más preguntas, todo muy bien llevado. Los personajes son más complejos, más profundos, más elaborados y puedes ver más de cerca como se establecen las relaciones entre ellos. En el anterior pasaba tanto tiempo que, la verdad, aunque entendías que cada vez se conocían mejor, al dar saltos de tiempo muy grandes, no veías como se iba tejiendo esa amistad. Aquí puedes disfrutarlo plenamente.

Y lo mejor de todo, el escenario. Nunca he podido echar un vistazo al mediterráneo y a su fauna y flora como he podido hacerlo aquí. Me ha conmovido y apenado a partes iguales. Sabía que nuestros océanos sufrían de problemas, como la contaminación (recordemos esa isla de plásticos que anda flotando por ahí) o las malas artes de pesca que hacen mucho daño tanto por la cantidad de animales que coge sólo para quedarse con unos cuantos para tirar el resto muerto al mar como por el daño que hace al fondo marino, pero no me imaginaba ni de lejos que estaba tan mal nuestro mediterráneo. Me he bañado muchísimas veces en sus aguas sin saber que el ser humano lo está matando poco a poco, tanto por activa como por pasiva, tanto el que contamina a sabiendas como el que simplemente lo acepta en una callada ignorancia. Si alguno de los que leen esto viven en la costa mediterránea, les recomiendo que lean este libro y luego miren al mar, a sus preciadas costas que, ya sea por conocerlas desde pequeños o por haberos enamorado de ellas en épocas más tardías, son preciadas para vosotros. Miradlas bien porque podrían desaparecer.

Otra de las reflexiones que guarda el libro trata de algo que personalmente considero importante pero que se suele pasar por alto. Trata sobre las emociones, sobre la inteligencia emocional y sobre la necesidad de desarrollarla, pues el ser humano ha estado cultivando durante miles de años la razón ignorando esta, incluso degradándola como inútil y peligrosa. Tal vez nos hubiera ido mejor si en vez de darle tanta importancia a la cabeza le hubiéramos dado un poco de importancia al corazón y hubiéramos buscado la manera de encontrar el equilibrio entre uno y otro.

Por último, y no menos importante, otro punto fuerte que apareció en el libro anterior: las ciudades creadas y las sociedades que las conforman. Simplemente geniales, bien estructuradas y muy originales. Creo que después de este libro ya están todas planteadas y no habrá nuevas en el siguiente, pero estas me encantan.

Sí, siguiente. Este último libro SÍ que ha dejado cabos sueltos, y unos cabos muy importantes de la parte más peliaguda de la trama. No puedo esperar a que salga el siguiente para despejar dudas.


En definitiva, pese a la regular experiencia anterior, ha merecido la pena para poder leer este libro. Me ha sorprendido muy gratamente y me ha dejado con ganas de más. Y, ante todo, es una nueva mirada al mediterráneo, un mar que nos es tan conocido, que no te puedes perder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario