jueves, 6 de abril de 2017

Rielar y los Reinos del Mar






Título: Rielar y los reinos del mar
Autor: Guadalupe Oteo Iturmendi
Editorial: Alberto Santos
Género: Alta Fantasía, Mitología, Fantasía Juvenil
Nº de Páginas: 603





Rielar es una joven huérfana de quince años fascinada por el mar que no ha tenido mucha suerte a la hora de ser adoptada. Por un motivo o por otro, siempre terminaba volviendo al orfanato. Esta vez, sin embargo, parece que las cosas serán diferentes. O al menos así lo parece por los extraños avisos que le da su mentora antes de marcharse. Sus nuevos padres viven en las costas del País Vasco, y en una de sus playas conoce a alguien que le llevará en un increíble viaje de vuelta a su verdadero hogar, el mar, que se encuentra algo revuelto por misteriosos sucesos en los que se verá irremediablemente envuelta.

Este libro me ha producido emociones contradictorias. Si bien es un libro realmente precioso, no me ha terminado de gustar. Me explico:

Posee unas descripciones detalladas y fluidas. El océano cobra vida, las ciudades submarinas y sus sociedades son muy originales, dejándote la impresión general de estar frente a un cuadro muy bonito, esbozado con cuidado y muy rico en detalles. Se nota que a la autora le gusta el mar y está bien informada.

Ahora bien, a mi ha llegado puntos en que me ha parecido excesivo. Rielar se recorre prácticamente todos los océanos, y todos los describe de forma concienzuda. Habla incluso de latitudes y longitudes, cosa que, sin un mapa, lo que hizo fue descolocarme bastante. Ojo, con esto no quiero decir que fuera la única referencia geográfica, que haberlas hay muchas y lo difícil es que no te sitúes, pero menuda precisión.

Algunos podréis asustaros con tanta descripción, pero oye, a priori no tiene que hacer más lenta la lectura o hacer que la disfrutes menos. Desgraciadamente, a mí al menos sí que me ralentizó la lectura, y esto es debido principalmente a que suceden muy poquitas cosas entre descripción y descripción.

Se supone que algo malo sucede en el mar, que hay un ambiente raro en el agua. Yo no consigo tener esta sensación porque, salvo algunos sucesos bastante peliagudos a lo largo del viaje (un viaje, repito, increíblemente largo, desde que empieza el libro hasta que acaba pasan varios años) y un par de cosas raras, el resto lo he visto bastante normal.

Sea como sea, la información te la dan a cuentagotas y la trama transcurre muy despacio y sin que te enteres muy bien de qué está pasando hasta el final. Más que mantener el suspense lo cierto es que me frustró bastante.

Se supone que lo que tú sabes respecto al conflicto marino es lo mismo que sabe Rielar, a la cual casi no le dicen nada ni descubre nada por su cuenta. Lo peor de todo es que ni pregunta por cosas que, creo yo, cualquiera preguntaría. Se supone que las gentes del mar tienen poderes mentales y pueden sugerirte ciertas cosas, pero como en ningún momento aclara hasta qué punto funcionan esos poderes y a mí me pareció que no le estaban impidiendo preguntar por ciertas cosas, me resultó muy raro. La verdad es que tengo la sensación de que Rielar se deja llevar todo el rato por la corriente.

Luego hay actitudes entre los personajes y el entorno que directamente no entiendo. Cuando Rielar llega a la primera ciudad marina, primero la miran con recelo (hasta ahí normal) luego se cuela en un sitio importantísimo que puede perjudicar con su mera presencia y, pese al enfado de unos, consigue que el resto le acepte cuando lo suyo es que hubiera habido un mosqueo generalizado. Luego se produce un incidente en el que automáticamente la culpan a ella y por lo que tiene que abandonar la ciudad. Sin investigar, ni preguntar si quiera, nada. Y luego lo tranquila que veo a Rielar todo el rato, no lo entiendo.

Por último, hubo una cosa que, la verdad, me molestó bastante. Los personajes hablan todos de forma muy parecida, y hay un detalle que me chirrió durante gran parte de la lectura. En las conversaciones había interrupciones, explicaciones de cosas obvias para los que estaban hablando entre ellos. Creo entender que esta era la forma que tiene la autora de contarnos ciertos detalles sobre el libro pero, normalmente cuando una persona está hablando de algo que él y su interlocutor conocen de forma obvia, no suelen mencionarlo o al menos no de forma tan explícita.

Sin embargo, tras todo esto, llegamos a las últimas ciento cincuenta páginas, y la cosa ya por fin empieza a encarrilarse. Cuando se destapa la trama y finalmente todo lo que estaba sucediendo y olía tan mal en los últimos años estalla, lo cierto es que está genial. Esa parte me gustó junto con la historia de la madre de Rielar, aunque no estuviera de acuerdo con ciertos acontecimientos y demás, pero oye, por fin historia con buen ritmo con el estilo tan bonito que tiene la autora para escribir.

El libro tiene puntos buenos: un mundo bien hecho y descrito, una raza marina con una relación con el entorno y unas sociedades originales, el conflicto con los dorados (tela con los dorados) que también está muy bien, el tema de las piedras corazón y la mitología de las profundidades que me gustó mucho… Si es que tiene unos detalles muy buenos y muy currados.

Por eso me da rabia todo lo que he comentado anteriormente, que provocó que mi lectura se hiciera de lo más trabajosa. Es un buen libro, realmente lo es, pero a título personal, no me terminó de convencer.

Sin embargo, y pese a todo, tengo intención de darle una oportunidad al siguiente libro, “El destino de Elías”. Como el mundo ya ha sido presentado será más sencillo internarse en él, además de que la aventura transcurre sólo en el Mar Mediterráneo (o eso tengo entendido) lo cual, digo yo, hará que la cosa fluya con más rapidez.


La conclusión de todo esto es que es un libro que puede gustar a mucha gente, especialmente si te gusta el mar, que entonces se puede convertir en uno de tus favoritos, pero que a mí, sin terminar de disgustarme, tampoco me ha dejado un buen sabor de boca. Puesto que este es el primer libro de la autora, albergo la esperanza de que el siguiente ya sí me guste del todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario