-->

domingo, 20 de enero de 2019

Amanecer Rojo






Título: Amanecer Rojo
Autor: Pierce Brown
Género: Ciencia Ficción
Editorial: RBA
Páginas: 542







La humanidad ha colonizado otros planetas ante la imposibilidad de mantener su vida en la tierra. Para lograr sobrevivir en el espacio, su sociedad se ha convertido en un dictatorial imperio sostenido por una jerarquía social muy estricta, un sistema de casta basado en los colores del que nadie puede escapar. Una vez que naces de un color, tu vida, tu futuro y tus sueños deben ir orientados a cumplir las obligaciones propias de tu color. En la cúspide de la pirámide, los dorados gobiernan con mano de hierro, mientras en la parte más humilde de la base, los rojos se ocupan de la parte más dura de los trabajos más humildes, siendo los rojos inferiores los encargados de la minería. Darrow, un rojo inferior, luchará por conseguir una revolución desde dentro del propio sistema tras ver morir a su esposa Eo por una simple canción.  

Voy a empezar directamente con aquello que no me ha gustado del libro porque es poco y se va arreglando a lo largo del libro.  Quiero poder explayarme más delante de sus puntos fuertes sin tener que lidiar con el “pero”. Empecemos.


Diría que, quizá, el punto más flojo ha sido el estilo de escritura, aunque se va puliendo a lo largo de la historia. Por alguna razón que desconozco parece que el autor considera que acortar frases equivale a dar más acción y dramatismo a la escena. Puede funcionar en momentos muy concretos, pero no si se abusa del recurso y he llegado a tropezarme con auténticos telegramas. Como si la cosa fuera con prisa, no deja que se asiente la fuerza de la acción o de la emoción. Tampoco permite un buen fluir de la lectura. Puesto que esto se da sobre todo en la primera parte del libro, sospecho que tenía prisa por dejarla atrás.
Otro punto que me ha chocado es la manera en que se representan a las mujeres en esta historia. Cabe aclarar que todo está narrado en primera persona, así que lo que estamos viendo es a través de los ojos de Darrow. ¿Cómo es posible que hasta a sus compañeras rojas, curtidas bajo tierra, con horarios asesinos y con apenas comida, las vea como algo delicado? Siempre pequeñas, siempre como asidero emocional. Me han comentado que en futuros libros esto se arregla, pero aquí me ha rechinado un poco. No creo que ni una roja inferior y ni una dorada deba considerarse delicada; no con todo por lo que han pasado ambas.
Luego está el propio Darrow. Si bien tiene una evolución de personaje bastante interesante, es un Gary Stu. Todo se le da bien, y lo que no…tírale a ello y dale cinco minutos.

 
¿En serio, Darrow? ¿¡EN SERIO!?

Dicho esto, empecemos con lo verdaderamente interesante. Estoy sorprendida de que la portada de este libro no se represente una peineta a la distopía adolescente en general, porque ha cogido lo que podía tener potencial del género, lo ha hecho bien, y se a desecho de todo o casi todo lo que da problema (veremos cómo acaba la trilogía). El punto más fuerte, sin duda, es el worldbuilding. La sociedad basada en los colores es increíblemente compleja, no sólo una excusa para mostrar una situación opresiva o para demostrar cómo es de especial nuestro copito de nieve de turno, sino algo inmersivo que funciona como un reloj suizo en el que puedes ver cómo los engranajes desgastan a la humanidad que sobrevive en él.  Cada aspecto de la sociedad está dominado por un color, y dentro de los colores hay incluso subclases. ¿Médicos? Un color. ¿Contables? Otro color. ¿Artistas? Otro. En serio, no tiene desperdicio y me ha encantado. No diré mucho más porque merece la pena que le deis la oportunidad al mundo y descubrirlo de nuevas. Diré, eso sí, que me hizo bastante  gracia la interpretación de la profesión de los violetas.

 
Es un universo ENORME y, a la vez, lleno de muchísimos detalles


El desarrollo del worldbuilding se concentra en la primera parte de la novela. Una vez bien asentado, empieza la trama. La cosa va de Darrow infiltrándose entre los dorados para atacar la élite que acabó con la vida de Eo desde dentro. Hay, también, al poco de infiltrarse, una especie de torneo para decidir quién, dentro de los dorados, accederá a los puestos más altos, de más poder y responsabilidad, de los mismos. De ahí puede depender que Darrow consiga el mando de una flota o incluso más. Lo único malo es que, en dicho torneo, hay posibilidades reales de acabar muerto.
Esto os suena, ¿verdad? La infiltración, el torneo… Bien. Imaginaos por un momento, que los Juegos del Hambre estuvieran bien hechos. Un mundo imaginativo y bien estudiado, un plan, un buen plan, para atacar a los poderosos desde dentro. Una lucha a muerte que de verdad tenga sentido dentro de la sociedad que nos presenta la historia. Personajes bien desarrollados con un arco evolutivo de verdad y con sentido. Vale, hay algún problema con los personajes femeninos pero tengo fe en que se solucionará. Incluso Darrow, que se me hizo insoportable en un principio, consiguió ganarme a lo largo de la novela y que quisiera ver cómo continuaba su periplo. Lo que pensé que iba a estrellarse por sus personajes y quizá una trama muy manida en este género, con un worldbuilding brillante eso sí, me devolvió el golpe para demostrarme que esto no era una distopía adolescente más.
Se toma en serio los temas que trata. El peso que puede suponer el lugar que tengan en la sociedad, el liderazgo, cómo se revela lo que puede llegar a ser una persona en una situación llevada al extremo… tanto para bien como para mal. También parece querer arriesgar con cómo se puede cambiar una jerarquía tan abusiva desde dentro. Esto no va de un personaje que, por el simplemente hecho de rebelarse, consigue que las cosas mejores. En ese sentido la historia trata de tomar un cariz mucho más realista y por ello, pese a mis reservas iniciales, tengo ganas de continuar leyendo los siguientes libros y averiguar cuál es la respuesta de este autor ante los conflictos que ha elaborado en esta galaxia de colores oprimidos. Por mi parte, esta distopía adolescente sí merece la pena.

  
¿Distopía adolescente original y bien hecha? Ha pasado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario